domingo, 12 de julio de 2015

"Y así, te enamoras... "

Cuando lo vi por primera vez, mi corazón estremeció, se escuchaba una música armoniosa de fondo y su cuerpo parecía iluminado... Bueno, en realidad no, era una persona común, no había música ni estaba iluminada mágicamente, pero ¿Como imaginarte que esa persona de común no tenia nada? Como Romeo al ver a Julieta, así me sentía yo, ese encuentro marcaba un antes y un después, podía sentir como la respiración se me cortaba cuando estaba cerca.
Todas las veces que podía, iba al lugar donde se suponía que estaba, y lo miraba de lejos, observaba cada uno de sus movimientos, a quien miraba, con quien hablaba, si se daba cuenta de que yo lo espiaba, quizás no prestaba atención a las chicas como yo, que no tienen nada especial para mostrar.
Me pasaba las noches enteras esperando alguna señal de si mi amor era correspondido, lo cual era difícil, ya que nunca le había hablado, solo visto, y sabia que no quería dejar de verlo, no quería perder de vista ese horizonte que me proporcionaba su presencia. 
En un bendito día, nuestros cuerpos de juntaron de manera casi milagrosa, no recuerdo como ni porque, pero estábamos ahí, juntos los dos, en un mismo parque, hablando de cosas sin sentido, riéndonos como dos niños, siendo testigos de un gran nacimiento, nuestro amor. Después de ese día, seguimos en contacto, nos gustaba hablar de temas interesantes, aunque solo lo eran para nosotros, se podria decir que teníamos una linda amistad, pero yo me desvelaba con la idea de ser algo mas, de que me abrazara fuertemente, y así poder decirle cuanto lo amaba, cuanto deseaba entregarle mi corazón entero, sin pedir nada a cambio. 
Meses transcurrieron hasta que el primer beso ocurrió, allá por principios de junio, en una tarde como cualquiera en las que salís a caminar y te cruzas con la persona que te hace ver y sentir el mundo de otra manera, lo normal digamos, y entonces llega ese momento de la conversación en que se produce un silencio incomodo para ambos, y te quedas mirando fijamente a esa persona, esperando que el otro se anime a dar el primer paso, y por dentro esperas que ese momento sea de inmediato porque ya no podes aguantar, y es entonces cuando las almas se conectan y se leen el pensamiento una a otra, para sellar esos nervios con un beso increíble, un beso de esos que te hacen volar hasta otro planeta, replantearte toda tu vida y preguntarte como podías vivir antes de eso, como tu universo interior no colisionaba ante la soledad, y como se podía vivir sin recibir amor.

Es la primera vez que publico algo que escribí yo, así que espero que les guste, y agradezco a los que se tomen el tiempo de leerlo!

2 comentarios:

  1. Bonitas palabras. Gracias por compartirlas con nosotros. :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! En otros momentos de inspiración publicare mas! Gracias por tu comentario, besossssss.

      Te estoy siguiendo :)

      Eliminar